El descanso del trabajador. Su regulación diaria y semanal.

descanso-semanal-trabajador1
Descanso del trabajador/ Laboral. A la hora de cuadrar el horario de tus trabajadores, es importante conocer cuáles son los requisitos con los que cumplir para preservar sus horas de descanso.

Partiendo de la idea de que la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo es de cuarenta horas semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual, y que el número de horas ordinarias de trabajo efectivo no podrá ser superior a nueve diarias, salvo que por convenio, se establezca otra distribución del tiempo de trabajo diario, se debe respetar en todo caso el descanso establecido tanto para la jornada en sí como para el existente entre jornadas.

Existen algunas pautas para cuadrar el descanso de nuestros trabajadores con sus jornadas de trabajo:
  • Entre el final de una jornada y el comienzo de la siguiente mediarán, como mínimo, doce horas.
  • Cuando la duración de la jornada diaria continuada exceda de seis horas, deberá establecerse un período de descanso durante la misma de duración no inferior a quince minutos. Este período se considerará de tiempo de trabajo efectivo cuando así esté fijado o se establezca por convenio colectivo o contrato de trabajo.
  • Cuando la duración de la jornada diaria continuada exceda de cuatro horas treinta minutos, los trabajadores menores de 18 años, tendrán un período de descanso de una duración mínima de treinta minutos.
  • Los trabajadores tendrán derecho a un descanso mínimo semanal, acumulable por períodos de hasta catorce días, de día y medio ininterrumpido que, como regla general, comprenderá la tarde del sábado o, en su caso, la mañana del lunes y el día completo del domingo.
  • La duración del descanso semanal de los menores de 18 años será, como mínimo, de dos días ininterrumpidos.

Eso sí, a la jornada ordinaria pueden añadirse horas extraordinarias, un máximo de 80 al año, pero hay que tener en cuenta que no computan dentro de este límite las horas extras compensadas por tiempo de descanso (no con retribución) dentro de los cuatro meses siguientes a su realización.

Tampoco se tendrá en cuenta, a efectos de la duración máxima de la jornada ordinaria laboral, ni para el cómputo del número máximo de las horas extraordinarias autorizadas, el exceso de las trabajadas para prevenir o reparar siniestros y otros daños extraordinarios y urgentes, sin perjuicio de su compensación como horas extraordinarias.

Para más información, puede contactar con nuestros asesores en el 93 872 69 44 \ 91 278 31 94.