BOE 2

 

Conoce las novedades laborales  de este 2020.

1.- Real Decreto-Ley 1/2020, de 14 de enero, por el que se establece la revalorización y mantenimiento de las pensiones y prestaciones públicas del sistema de Seguridad Social.

En el año 2020, las pensiones contributivas del sistema de la Seguridad Social, se incrementarán en un 0,9% respecto a las del 2019.

El límite máximo de pensiones públicas para 2020 será de 2.683,34€ mensuales o 37.566,76€ anuales.

 

  • Pensión de Orfandad: por beneficiario 2.924,60€/anuales; si el beneficiario es menor de 18 años con discapacidad igual o superior al 65%, 5.754€/anuales. En caso de orfandad absoluta, los 2.924,60€/anuales se incrementarán en 7.249,20€/año más distribuidos entre todos los beneficiarios.
  • Pensión a favor de familiares: por beneficiario 2.924,60€/anuales. Si no existe ni viudo ni huérfano pensionistas: un solo beneficiario con 65 años 7.067,20€/año, menor de 65 años, 6.661,20€/año. Varios beneficiarios, el mínimo asignado a cada uno de ellos se incrementará en el importe que resulte de prorratear 4.324,60€/año entre el número de beneficiarios.

 

El límite de ingresos del pensionista para causar derecho al complemento por mínimos, en aquellas pensiones que no alcancen los importes mínimos antes indicados, es de:

  • Sin cónyuge a cargo = 7.638€/año
  • Con cónyuge a cargo = 8.909€/año

El importe de las pensiones del extinguido Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez más conocido como SOVI, queda fijado para el 2020 en 6.127,80€/anuales. En caso de percibirse SOVI más pensión de viudedad, el importe se fija en 5.947,20€/año.

 

2.- Real Decreto 231/2020, de 4 de febrero, por el que se fija el salario mínimo interprofesional para el 2020.

El salario mínimo para cualquiera actividades en la agricultura, industria y servicios, sin distinción de sexo ni edad de los trabajadores, queda fijado en 31,66 €/día o 950€/mes o 13.300€/año por 14 pagas.

Este salario se entiende referido a la jornada máxima legal de trabajo en cada actividad, si se realizase una jornada inferior, se percibirá a prorrata.

Compensación y absorción:

La revisión del salario mínimo interprofesional indicado no afectará a la estructura ni a la cuantía de los salarios profesionales que viniesen percibiendo los trabajadores cuando tales salarios en su conjunto y en cómputo anual fuesen superiores a dicho salario mínimo.

Estas percepciones son compensables con los ingresos que por todos los conceptos viniesen percibiendo los trabajadores en cómputo anual y jornada completa, vigentes a la fecha de este Real Decreto.

Si estos ingresos fuesen inferiores en cómputo anual, al salario mínimo interprofesional fijado en el presente, deberán ser incrementados hasta alcanzar la cuantía de aquél.

Reglas de afectación de las nuevas cuantías del SMI a las referencias contenidas en normas no estatales y relaciones privadas:

Siempre que exista una habilitación legal expresa, y dado el carácter excepcional del incremento del SMI, las nuevas cuantías del mismo no serán de aplicación en los siguientes supuestos:

  1. A las normas vigentes a la fecha de entrada en vigor de este Real Decreto, de las comunidades autónomas, de Ceuta y Melilla, de las entidades que integran la Admon. Local que utilicen el SMI como indicador o referencia del nivel de renta para determinar la cuantía de prestaciones o para acceder a ellas, beneficios o servicios públicos.
  2. A cualesquiera contratos y pactos de naturaleza privada vigentes a la fecha de entrada en vigor de esta Real Decreto que utilicen el SMI como referencia a cualquier efecto.

La cuantía y abono del SMI fijado en el presente Real Decreto entrará en vigor el 1/01/2020.

 

3.- Real Decreto-Ley 4/2020, de 18 de febrero, por el que se deroga el despido objetivo por faltas de asistencia al trabajo establecido en el artículo 52.d) del TRLET.

 

Con efectos 20/02/20 queda derogado y sin efecto, el apartado d) del artículo 52 del TRLET, del siguiente tenor literal:

“Artículo 52. Extinción del contrato por causas objetivas.

El contrato podrá extinguirse:

  1. d) Por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el veinte por ciento de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el cinco por ciento de las jornadas hábiles, o el veinticinco por ciento en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses.

No se computarán como faltas de asistencia, a los efectos del párrafo anterior, las ausencias debidas a huelga legal por el tiempo de duración de la misma, el ejercicio de actividades de representación legal de los trabajadores, accidente de trabajo, maternidad, riesgo durante el embarazo y la lactancia, enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia, paternidad, licencias y vacaciones, enfermedad o accidente no laboral cuando la baja haya sido acordada por los servicios sanitarios oficiales y tenga una duración de más de veinte días consecutivos, ni las motivadas por la situación física o psicológica derivada de violencia de género, acreditada por los servicios sociales de atención o servicios de Salud, según proceda.

Tampoco se computarán las ausencias que obedezcan a un tratamiento médico de cáncer o enfermedad grave.

 

En consecuencia, a partir de la fecha de entrada en vigor de esta norma, ello es el 20/02/20, no podrán realizarse despidos basados en esta causa.

 

Para cualquier duda o consulta puede contactar con nosotros en el teléfono 938 726 944 \ 912 783 194 o en el correo  info@gmintegrarrhh.com