Afrontar la vuelta al trabajo tras un ERTE Laboral

Afrontar la vuelta al trabajo tras un ERTE Laboral

En GM Integra RRHH somos conscientes de que afrontar la vuelta al trabajo tras un ERTE Laboral no es una tarea sencilla. Cuando decimos que no es una situación fácil no hablamos de la parte, digamos, más formal de esta situación, porque para eso tenemos una regulación a la acogernos.

Lo que no es sencillo es afrontar esta situación con la motivación necesaria para reincorporarse con la misma ilusión y fuerza que antes.

Es normal que tras una etapa tan excepcional como la que nos ha tocado vivir, en la que muchas empresas han necesitado acogerse a un ERTE laboral como medida de urgencia, provocado por la Covid-19, existan dudas.

Lo más importante que debemos hacer desde las empresas es explicar muy bien la situación, saber trasladar a todos los trabajadores qué se espera de ellos en esta nueva etapa, y así volver a generar confianza.

  

Gestión del ERTE por parte de recursos humanos.

Un ERTE Laboral es un Expediente de Regulación Temporal del Empleo. Tal como su nombre indica, es un trámite administrativo temporal. Antes no era tan conocido por todos, pero estos últimos meses se ha popularizado y también se ha hablado mucho de su significado; tras la situación generada con motivo del drástico parón económico.

Cuando las empresas y los negocios tienen que parar parcial o totalmente su actividad, es más que probable que no puedan mantener el coste total de la plantilla durante ese tiempo, por lo tanto, cuando esto sucede tienen la posibilidad de acogerse a un ERTE. Es importante destacar que este tipo de ERTE Laboral, tan generalizado y que afecta a sectores muy dispares, ha sido una situación totalmente excepcional.

Cuando empresas y trabajadores deben afrontar una situación tan excepcional y generalizada, surgen muchas dudas por ambas partes. La vuelta al trabajo se hace de forma progresiva, de hecho, todavía hay empresas y negocios que no han podido volver a lo que ya conoce como “nueva normalidad”.

La gestión de un tipo de ERTE Laboral así debe hacerse con mucha cautela y también con mucho tacto. Las personas están nerviosas, no sólo por la situación que genera una alerta sanitaria, sino también por lo que podrá suceder con sus empleos. Estamos hablando de una gestión muy técnica por parte de recursos humanos. Un trabajo que demanda un conocimiento profesional importante; pero también debemos tener en cuenta que debe ser una gestión muy humana, en el sentido más amplio de la expresión.

 

ERTE Laboral autorizado el pasado 17 de marzo.

El RDL 8/2020, de 17 de marzo, exonera a las empresas del pago del 75% de la aportación empresarial a la Seguridad Social. Con una condición muy clara: que las compañías se comprometan a sostener esos empleos en el transcurso de un período de 6 meses desde la fecha de la reanudación de la actividad.

Otra de las dudas que pueden tener muchas organizaciones que han necesitado acogerse a un ERTE Laboral, es cuándo comienza ese período de 6 meses. En otro Real Decreto, concretamente el 11/2020, de 31 de marzo, se especifica claramente que ese período comienza desde la finalización de medidas de reducción de día o suspensión de contratos fundamentada en el estado de alarma. Causado, como todos sabemos, por el Covid-19.

Es este artículo nombramos aquellos aspectos más generales, pero es evidente que cada empresa tiene una casuística distinta, y aquí es donde deben entrar los profesionales de RRHH. Trabajar con un equipo de profesionales experimentado y bien informado, siempre es clave, pero cobra una especial importancia en momentos como el actual. Es necesario saber que las empresas tienen sus derechos, pero también es importante que hagan muy bien las cosas.

Una mala gestión de estos ERTE puede tener serias consecuencias para una empresa.

 

Reapertura de negocios y centros de trabajo tras un ERTE Laboral.

La vuelta al trabajo tras este ERTE Laboral requiere no sólo del conocimiento técnico por parte del equipo de RRHH, sino también de unas medidas de obligado cumplimiento por parte de todas las organizaciones. El ministerio de Sanidad ha hecho públicas, por lo tanto, todas las medidas necesarias.

Las más destacadas son las que hacen referencia a la necesidad de respetar una distancia de seguridad entre las personas. Esta distancia física de seguridad se sitúa en los 2 metros. Y este tipo de distancia no sólo se refiere durante la permanencia en el puesto de trabajo, sino que debe garantizare en todas las circunstancias. En las entradas y salidas, así como mientras las personas se muevan por los espacios comunes.

En este sentido, se debe garantizar la entrada y salida escalonada de las personas a los centros de trabajo. El motivo principal es evitar aglomeraciones y así poder seguir respetando las distancias. También es importante distinguir entre negocios cara al público y empresas libres de público.

Por otro lado, también se recomienda evitar desplazamientos innecesarios, y que cuando éstos se puedan solventar a través de la tecnología, por ejemplo, mediante una videoconferencia o llamada se priorice por esta opción.

En resumen, las empresas necesitan asesoramiento profesional para una correcta gestión del ERTE Laboral en cada caso, porque las medidas que hemos nombrado son las más destacas entre muchísimas más. Contar con un partner en recursos humanos, Como GM Integra RRHH, asegura una correcta gestión de los ERTE y una mejor vuelta al trabajo.

 

 

————————————————————————————————

 

Para más información, puede contactar con nosotros en el 93 872 69 44 o en el 91 278 31 94.

 

 

 

He leído y acepto la Política de privacidad y el Aviso legal
* Consiento expresamente que mis datos sean tratados para el envío de información que pueda ser de mi interés.