Retribución Flexible

La retribución flexible es un sistema retributivo que conforma una alternativa de retribución al empleado por sus servicios prestados, más allá del salario en efectivo.

Cada empleado puede elegir qué parte de su retribución flexible quiere seguir percibiendo como salario monetario y qué parte quiere recibir en forma de servicios.

La retribución flexible sustituye una partida dineraria por una en especie con la exención de tributación como beneficio fiscal para el empleado.

La parte seleccionada por el empleado para recibir como retribución en especie no podrá nunca superar el 30 % del total de su salario bruto. Además, hemos de asegurar que el salario mensual neto que percibirá el trabajador, una vez aplicada la retribución flexible, sea superior al salario mínimo interprofesional.

La empresa optará por presentar al trabajador un catálogo de servicios que le permita flexibilizar su retribución atendiendo a sus necesidades, con lo que consigue personalizar la retribución de cada uno de sus trabajadores, atendiendo a las características específicas de cada uno.

Hoy en día existen múltiples proveedores y plataformas con APP móviles que trabajan la retribución flexible de la forma más sencilla adaptando el catálogo flex a la estrategia empresarial. Este tipo de herramientas, además de ofrecer múltiples posibilidades al empleado, ayudan enormemente en la gestión de la retribución flexible en los dptos. de RRHH. Ya es posible ofrecer a los empleados una amplia oferta de servicios que les ayuden a sacar más rendimiento a su salario.

Hay que tener en cuenta también que, según la Inspección de Trabajo, todo salario flexibilizado cotizará a la Seguridad Social, de esta manera, a los efectos legales, las bases de cotización se mantendrán y por tanto el empleado conservará el mismo nivel de prestaciones por desempleo, incapacidad, jubilación….

De la misma forma, la retribución flexible tampoco tendrá incidencia en el cálculo de las indemnizaciones por despido.

La comunicación de la voluntariedad de recibir una parte del salario como retribución flexible ha de quedar formalizada mediante anexo al contrato o documento similar.

En cuanto a la oferta de retribución flexible, las más demandadas por los empleados son:

  • Formación externa: debe tratarse de una formación que tenga que ver con el puesto de trabajo o la carrera del trabajador que va a formarse.

No existe límite de exención para este tipo de retribución flexible.

  • Seguro de Salud: un seguro de salud privado, que normalmente tendrá mejores precios que contratado de forma individual, debido a las economías de escala (la capacidad de negociación de los precios suele ser mayor en el caso de una empresa que en el caso de una persona de forma individual).

El seguro de salud está exento de tributación hasta 500 € al año por persona (para el empleado y su familia).

  • Transporte: para los traslados en transporte público desde la vivienda al puesto de trabajo.

Estarán exentos de tributar hasta 1.500 € al año (repartidos en 11 meses).

  • Cheque guardería: que ayuda a deducir el pago de la guardería de hijos menores de 3 años de nuestra retención de IRPF sin límite de exención (máximo 11 meses)
  • Cheque Restaurante: con exención de hasta 11€ diarios (hasta un máximo de 11 meses).

El empleado sigue teniendo que contratar servicios indispensables para su día a día, pero con el uso de la retribución flexible, puede obtener un rendimiento mayor de lo efectivamente cobrado por nómina.

Hay que tener en cuenta también, los efectos que el establecimiento de políticas de retribución flexible provoca sobre la visión de los empleados respecto de su empresa:

– Aumentando su fidelización, pues desde RRHH estamos adaptando las políticas salariales a cada individuo

– Mejorando el employer branding de la empresa, que, frente a sus competidores, ofrece condiciones más beneficiosas y flexibles a sus empleados.

Para más información, pueden contactar con nosotros en el teléfono 93 872 69 44 o el 91.278 31 9

Entradas Blog

Categorías

GMintegra RRHH